Myimage

Acerca del retiro

Mirando hacia la Pascua, la Cuaresma es tiempo propicio para preparar el corazón y reconciliarnos con Dios y con los hermanos. Al igual que el Pueblo elegido de la antigua alianza, tenemos en nuestro pasado una Alianza con Dios, el Bautismo, cuya memoria nos moviliza a revisar la vida y buscar la conversión. 

A la luz de la Palabra y del carisma agustiniano, ponemos en el centro el amor y te preguntamos:

  • ¿Cómo va tu interioridad? Podrías renovarla dejando que la gracia impulse tu oración, y permitiendo tú que en tu vida sea una práctica constante.
  • ¿Cómo va tu exterioridad? Recuerda que estamos llamados a vivir una exterioridad redimida, que sea reflejo de la vida de Cristo humilde, por lo que el ayuno hasta de lo que es lícito resulta beneficioso.
  • ¿Dónde has puesto el corazón? ¿A quién sigues? A veces la avaricia se instala en nosotros, y normaliza ideas y acciones que se alejan de las enseñanzas de Cristo. En cambio, estamos llamados a descentrarnos, practicar la limosna y atender las necesidades corporales y espirituales de los hermanos, donde Dios también habita.

En este Retiro Presencial, tendremos espacios y actividades para buscar juntos la unión con Cristo Médico, y acoger las prácticas de la oración, el ayuno y la limosna, como terapias que ordenen nuestros amores, y así, con la gracia de Dios, alcanzar amar a Dios y al prójimo.

    Solicito información
    ​ ​